La Iglesia Católica, a través de un artículo informativo, advirtió que la Güija o Quija, puede llevar al infierno a las personas que lo juegan por el contacto que se experimenta con satanás.

Según el sacerdote Jordi Rivero, las dimensiones espitiruales “al jugar con la Güija hacen contacto con el demonio, cuyo objetivo es llevarnos al infierno”.

El líder religioso señaló que las personas utilizan la Güija para tener contacto con seres extraterrestre o de otras dimensiones.

Actualmente, existen versiones del juego en computadoras y teléfonos móviles, facilitando el acercamiento espiritual.

El juego resurgió en el país luego que familiares aseguraran que una jovencita de 15 años falleció tras aventurarse a conocer los misterios de la Güija.

Entre los casos que se han registrado en Honduras destacan la posesión de doce estudiantes en Choluteca, registrada en junio del 2017: y el fallecimiento de dos jóvenes en El Paraíso al decidir ahorcarse.