Los oficiales de Inmigración y Control de Aduanas dejaron a más de 500 inmigrantes más en las calles de las ciudades fronterizas de Texas y Nuevo México el miércoles, lo que elevó el total a más de 1,100 en los últimos cuatro días.

Según un comunicado emitido a Fox News, comenzaron con más de 200 liberados en una estación de autobuses de Greyhouond el domingo, se produjeron cuando ICE alcanzó los límites de detención por el tiempo que la agencia puede albergar a las familias migrantes.

Twitter: ClaudiaKFOX_CBS

“Para mitigar el riesgo de mantener a las unidades familiares más allá del plazo asignado al gobierno, ICE ha reducido las revisiones de los planes posteriores a la liberación de las familias detenidas a lo largo de la frontera suroeste”, se lee en el comunicado, según Fox News. “ICE continúa trabajando con funcionarios locales y estatales y ONG asociadas en el área para que estén preparados para brindar asistencia con el transporte u otros servicios”.

Pero los socios locales dicen que desde el domingo, ICE ha dejado caer la pelota en esa coordinación, eligiendo en cambio dejar a los migrantes en los parques locales o paradas de autobús, según KVIA.

“Durante 356 días, funcionó”, dijo a la estación Ruben García, quien dirige el refugio de inmigrantes Annunciation House en El Paso. “Cuatro de esos días, fueron dejados en la calle”.

La liberación del miércoles de 518 migrantes en El Paso, Texas, y Las Cruces, Nuevo México, fue anunciada de antemano por el ICE, según KDBC, que informó anteriormente que 186 liberados fueron liberados en el centro de El Paso el día de Navidad.

Los comunicados se produjeron junto con la muerte de un segundo niño migrante, Felipe Gómez Alonzo, de 7 años, de Guatemala, bajo custodia federal en un centro de detención fronterizo, según The Associated Press. Jakelin Caal Maquin, también de 7 años y de Guatemala, murió bajo custodia federal en la frontera el 8 de diciembre, informó la AP.