La organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) insta a investigar el supuesto fraude en los comicios presidenciales en Honduras.

“Hay indicios contundentes de fraude electoral en Honduras, y estos señalamientos deben ser investigados”, indicó el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, mediante un comunicado publicado el lunes.

También urgió al Gobierno hondureño a respetar “la voluntad de los votantes”, velar por “la libertad de reunión” y abstenerse a “hacer un uso innecesario o desproporcionado de la fuerza” contra los que protestan por un supuesto fraude electoral en el país.

En este sentido, recalcó: “eso no solo implica que todos los votos deberían contarse correctamente, sino además que las autoridades hondureñas deben garantizar el derecho de protesta pacífica”.

Human Rights Watch no es la primera organización en condenar el uso de la fuerza por la Policía de Honduras para silenciar a los disidentes con “tácticas peligrosas e ilegales” tras los comicios del pasado 26 de noviembre, pues también Amnistía Internacional (AI) reprobó la brutalidad policial para controlar y limitar el ejercicio de libertad de expresión en el país.

El país centroamericano vive una crisis política desde el día de las elecciones, cuando tanto el candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, como el candidato del gobernante Partido Nacional y actual mandatario del país, Juan Orlando Hernández, se autoproclamaron ganadores.