El hondureña Víctor Canales denunció este martes que luego de prestar en buena fe su vivienda a elementos de la Policía Militar (PM) ahora debe pagar una deuda de 30 mil lempiras por concepto de energía eléctrica.

La residencia estuvo en poder de los uniformados por siete años, tiempo que no cancelaron la cuota mensual de electricidad.

Canales, aseguró que ahora le toca pagar a él un servicio que no consumió y no tiene dinero para honrar la deuda.

El relacionador público de la PM, identificado como capitán Meza, aseguró que le pagarían la deuda.