La cadena televisiva Telemundo realizó una entrevista a la hondureña Marjorie Serrano, quién es una una de muchas mujeres hondureñas que decidieron salir en la Caravana de migrantes el pasado 17 de octubre del 2018  con el objetivo de poder llegar a los Estados Unidos.

Con  7 meses de embarazo, viajó durante unos dos meses junto con su esposo Miguel y su otro hijo de tres años de edad. Viajando a pie y a veces en autobús, llegando hace un par semanas a Tijuana,Baja California, (México).

Al no sentirse seguros en uno de los refugios de Tijuana por los constantes ataques suscitados por el cierto rechazo de su presencia de algunos mexicanos, Maryuri y su esposo decidieron cruzar la frontera de forma ilegal el 26 de noviembre.

En su intento de cruzar la frontera, fueron detenidos por los funcionarios de Aduanas y Protección Fronterizo, quiénes eran responsables de patrullar la Costa de imperial Beach. Ellos vieron a la mujer junto con sus esposo e hijo, quienes intentaban cruzar.

Durante su detención, Maryori cuenta que sintió muchos dolores pensando que era de los nervios, pero fue hasta la mañana de 27 de noviembre que el bebé nació en el Hospital en San Diego.

Pasaron varios días en el hospital. Su experiencia, mientras se encontraba interna no fue muy grata porque se sentía como una criminal. Los agentes cerraron todas las ventanas e hicieron guardia en la puerta de la habitación. Cuando le trajeron a sus bebé junto con comida y ropa, los agentes revisaban absolutamente todo dijo la mujer.

“Cuando fuimos dados de alta, fuimos enviados de regreso a un centro detención para poder terminar la solicitud de asilo”, comentó.

Luego de eso, la familia fue liberada hasta el sábado en Estados Unidos, donde esperan que el juez pueda valorar la solicitud. Actualmente se encuentran viviendo con una mujer de origen estadounidense, quien se ofreció como voluntaria para tenerlos en su casa.