Honduras: Vuelve la criminalidad a las cárceles del país

Honduras: Vuelve la criminalidad a las cárceles del país

Seis reclusas fueron ultimadas a sangre fría. La criminalidad en los reclusorios mermó tras la muerte de Magdaleno Fúnez.

Cárceles de Honduras. Forensic Medicine experts carry the body of one of six inmates killed during clashes at the Centro de Adaptacion de Mujeres (CEFAS), in Tamara, Francisco Morazan municipality, 20 km north of Tegucigalpa, on May 24, 2020. (Photo by ORLANDO SIERRA / AFP)
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 24-05-2020.3:28 pm.

Honduras.- Seis mujeres fallecieron este domingo durante un motín en el Centro Femenino de Adaptación Social (Cefas), ubicada en Támara, Francisco, Morazán.

Las muertes las confirmó el Instituto Nacional Penitenciario (INP), mediante un comunicado de prensa.

Se informó que el hecho ocurrió a las 11:10 de la noche del sábado, cuando una interna provocó el incendio en la cocina del recinto carcelario.

La reclusa “realizó un agujero en una lámina y provocó el incendio, lo que hizo que las reclusas que conviven en la celda 5 y 7 rompieran los portones y se dirigieran al gimnasio donde cometieron el crimen”.

Hasta el momento autoridades penitenciarias de Honduras no han brindado mayores detalles del incidente, ni quienes son las responsables.

Se informó extraoficialmente que las víctimas pertenecían a la Mara Salvatrucha MS-13.

Las  6 reclusas fueron identificadas como Wendy Yolando Salinas, Lisseth Abigail Moreno, Margarita Elizabeth Gómez, Gilda Janeth Ruiz, Karla Joselyn Vallecillo y Patricia Nicole Velásquez.

Los centros carcelarios en Honduras han vivido una ola de criminalidad que mermó después de la muerte de uno de los implicados en el caso de Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del actual gobernante.

Mardaleno Fúnez, era el autor de las narcolibreta, en las cuales figuraba el nombre de JOH, Juan Orlando Hernández.

Días después de la emblemática muerte fue ultimado a balazos el abogado de Fúnez, José Luis Pinto.

El asesinato se reportó en el interior de una cafetería en La Entrada, Copán, zona occidental de Honduras, donde se encontraba la víctima cuando fue interceptado por los criminales.

Los gatilleros sin mediar palabra dispararon a quemarropa hasta quitarle la vida y posteriormente huyeron del lugar en veloz carrera.

El crimen fue denunciado por el abogado Carlos Chajtut, quien en reiteradas ocasiones ha manifestado que teme por su vida.