Honduras: Santa Bárbara y Cortés continúan bajo amenaza de inundación y derrumbes

Honduras: Santa Bárbara y Cortés continúan bajo amenaza de inundación y derrumbes

En Santa Bárbara los derrumbes siguen arrasando varias aldeas por lo débil del terreno, producto de las precipitaciones que dejó Iota.

Honduras: Santa Bárbara y Cortés continúan bajo amenaza de inundación y derrumbes Fotografía cortesía. Aldea Las Quebradas en Santa Bárbara. / Créditos: LA PRENSA
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 24-11-2020.1:58 pm.

Honduras continúa bajo alerta por las inundaciones y derrumbes que amenazan a pobladores que viven en zonas de alto riesgo tras el paso de Eta y Iota por el territorio nacional.

Cortés y Santa Bárbara son los departamentos más afectados por las fuertes precipitaciones que dejaron ambos fenómenos naturales en la nación centroamericana.

El Valle de Sula continúa anegado no solo por los efectos de los huracanes que impactaron en con fuerza en Nicaragua, sino por fuertes  las precipitaciones de otros fenómenos que amenazan a la nación.

Mientras los damnificados de la zona norte esperan que el agua baje para retornar a sus hogares, en Santa Bárbara los derrumbes siguen arrasando varias aldeas por lo débil del terreno, dejando derrumbes que ponen en peligro la vida de los habitantes.

Uno de los últimos hechos fue un alud en la aldea Las Quebradas, donde 20 viviendas resultaron afectadas, quedando más de 20 familias en la calle al perder todas sus pertenencias.

Uno de los pobladores relató que a pesar de monitorear constantemente la zona con la tormenta Iota el terreno quedó vulnerable a los derrumbes y deslaves.

Según autoridades, en Honduras se han reportado más de tres derrumbes tras el paso del último fenómeno natural, uno de ellos en el occidente de la nación y que dejó ocho miembros de una misma familia muertos.

CORRUPCIÓN vrs NEGLIGENCIA

A pesar que los daños son enormes y miles de familias quedaron damnificadas, los actos de corrupción y la negligencia estatal continúan siendo uno de los mayores problemas que debe enfrentar una de las naciones más pobres de la región.

Según denuncias, la ayudas internacionales están siendo desviadas para que activistas políticos del partido de gobierno las repartan a su nombre y así ganar con la tragedia nuevos seguidores que en las elecciones se convertirán en votos.

Además, se ha reportó que una parte de las donaciones que hizo el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se arruinaron en bodegas al no ser entregadas a las personas afectadas que claman por ayuda a nivel nacional.