Honduras: Protestas opositoras en víspera de viaje de Pelosi

TEGUCIGALPA (AP) — Cientos de hondureños convocados por el exmandatario Manuel Zelaya, líder del partido Libertad y Refundación (LIBRE), salieron el viernes a las calles de Tegucigalpa para exigir la salida del presidente Juan Orlando Hernández y mandar un mensaje a la delegación del congreso estadounidense que estaba a punto de llegar Honduras como parte de un viaje por el Triángulo Norte de Centroamérica.

“Le quiero dar un mensaje hoy en nombre del pueblo”, dijo Zelaya dirigiéndose a quien lidera la delegación, la demócrata Nancy Pelosi, que el viernes estaba en El Salvador. “Señora Pelosi, si usted viene a apoyar la dictadura, la corrupción, el narcotráfico, el saqueo y el asesinato, señora Pelosi, ‘go home’”.

La marcha fue la última de una serie de manifestaciones contra el gobierno que se han intensificado esta semana, después de que Hernández fuera vinculado con el narcotráfico por fiscales estadounidenses y señalado de haber recibido fondos ilícitos para su campaña política de 2013.

A la protesta, donde el grito más repetido era “Fuera Joh”, en referencia a las siglas del mandatario, se sumaron miembros de la Plataforma para la Defensa de Salud y Educación, que llevan desde principios de año en movilizaciones para evitar la privatización de esos dos importantes sectores
Zelaya, derrocado en un golpe de Estado en 2009, dijo que la protesta del viernes era el inicio de un movimiento permanente para sacar del poder al presidente Hernández, cuya caída dijo era “inminente”.

“Necesitamos la unidad granítica de la oposición para sacar la dictadura”, arengó ante los manifestantes.
La crisis política en Honduras se remonta al golpe de 2009 y la gran polarización de la sociedad que lo siguió. En las elecciones de 2013, Zelaya formó el partido Libre y postuló a la presidencia a su esposa, la ex primera dama Xiomara Castro, quien fue derrotada por Hernández, debido a un fraude.

El presidente repitió victoria en 2017 y la situación se agravó porque Hernández, quien había apoyado el golpe con el argumento de que Zelaya quería perpetuarse en el poder, consiguió modificar la Constitución para poder ser reelegido, algo prohibido hasta este momento.

“Estamos pidiendo la renuncia de Juan Hernández, que deje el cargo que se robó en 2017”, expresó a medios locales el maestro Melvin Izaguirre Rubio.

Ahora, según los observadores, lo único cierto es la incertidumbre.

“Aquí puede pasar cualquier cosa”, indicó el analista Raúl Pineda Alvarado. “Cuando usted combina una crisis de legitimidad de una elección presidencial y agrega la crisis económica que tiene su expresión más evidente en la migración de miles de personas, crea la tormenta perfecta que se expresa violentamente en la calle”.

A su juicio, el malestar es fruto de la inequidad, la corrupción y la injusticia que ha dominado Honduras durante años y el panorama inmediato es de violencia, mayor pobreza y conflictividad extrema salvo que gobierno y oposición logren negociar.