Los Comités Especiales de Participación Ciudadana de la Secretaría de Educación, han propuesto sancionar a los padres que no quieren enviar a sus hijos a las escuelas.

La subdirectora de Participación Ciudadana de la Secretaría de Educación ha dicho que es la Constitución que establece que los padres están en la obligación de enviar a sus hijos a los respectivos centros, para recibir el pan del saber.

La nueva propuesta se debe a que en los últimos tres años se ha reportado que entre el 2015, 2016 y 2017, una baja matrícula en algunos municipios.  Por eso se pretende que para el 2019 se pueda realizar una diferencia que ningún niño y niña del país se quede sin educación.

Los cabildos de cada municipio serán los organizadores y quienes programarán para velar así de manera efectiva el cumplimiento del derecho a la educación. Lo que permitirá que no se aplique ninguna sanción a quien no cumpla lo establecido por la ley.

“Nuestro deseo más grande es que todos y todas la niñas y niños de nuestros países puedan asistir a los centros educativos por que solo la educación de las cambiara a la vida”, concluyó Campos.

Por su parte Melvin Motiño, Secretario del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (Copemh), manifestó que la deserción escolar se debe a que los padres no ven como prioridad el estudios de sus hijos. El Gobierno debe implementar estrategias para que el Estado pueda hacerse cargo de los niños y niñas cuando sus padres no puedan enviarlos a escuela, debido a su situación económica.

“Estamos a favor de la iniciativa de que se obligue a los padres a matricular a sus hijos con el fin de erradicar el Analfabetismo, pero se deben brindar todas las condiciones para aquellos que no puedan acceder a la educación, puntualizó.