Una menor de 8 años de edad murió la noche del jueves tras recibir un disparo durante un confuso suceso registrado en el centro de Tegucigalpa, capital de Honduras.

La pequeña respondía al nombre de Karen Juliette Díaz Cerrato, quien fue llevada a una clínica privada en el afán de salvarle la vida.

Desafortunadamente la menor falleció la gravedad de la herida que le provocó el proyectil.

La policía investiga la supuesta participación del progenitor en el hecho que fue manejado como un asalto.

Hasta las 10:00 de la mañana no se han dado mayores detalles del suceso.