Honduras: La lucha contra la privatización de la salud y educación pública

Gases lacrimógenos, detenciones ilegales, amenazas de despidos; son algunas de las estrategias con las que el régimen orlandista busca desarticular la lucha de médicos, maestros, alumnos y padres de familia.

Las manifestaciones comenzaron un 28 de abril, en contra de dos decretos que impulsaban la privatización de la salud y educación pública, que lograron eliminar con acciones de presión.

Pero esa solo era la primera batalla ganada, los decretos ejecutivos PCM son el objetivos de ambos gremios, por ser considerados lesivos en contra de dos derechos no negociables del pueblo hondureño.

La lucha se intensificó este jueves con el llamado a un paro nacional que tuvo como objetivo trastocar la economía del país para presionar al régimen a derogar los estamentos.

Acciones represivas fuero la respuesta de la dictadura, con el lanzamiento  de bombas lacrimógenas para disipar las masivas marchas.

La Plataforma para la Defensa de la Salud y Educación anunció que para mañana viernes más acciones de protesta a nivel nacional.

RESUMEN

Durante las acciones de protesta en el Distrito Central personas fueron evacuadas del aeropuerto internacional Toncontín por los gases lacrimógenos.

Un centro comercial en las cercanías de la pista aérea  fue refugio de los protestantes y ciudadanos.

Entre los afectados figura el cardenal Óscar Andrés Rodríguez, cuya fotografía circuló en las redes sociales.

Choluteca, una de las regiones más combativas del país, fueron reprimidos a bala viva por uniformados.

Eduardo Maldonado, gerente propietario de uno de los canales más influyentes del país, exigió diálogo y que se deroguen los PCM.