El régimen orlandista pretende encarcelar a 13 pobladores de Guapinol que se oponen a la instalación de una minera por los daños ambientales que representa para la región.

Los ciudadanos fueron trasladados desde los juzgados de La Ceiba a la capital para su proceso judicial.

La gestión de Juan Orlando Hernández se ha caracterizado por perseguir a defensores de los derechos humanos y ambientales.

Un informe del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala al régimen como un violador de las garantías constitucionales.

Un reflejo de lo anterior es el asesinato de la líder indígena Berta Cáceres.