Honduras: Aumentan asentamientos en los bordos de ríos por pobreza extrema

Un estudio elaborado por la Comisión de Acción Social Menonita (CASM) refleja un acelerado crecimiento de la pobreza, reflejado en el aumento de los asentamientos humanos en los bordos de la ciudad de San Pedro Sula, ciudad industrial de Honduras.

Se estima que unas 110 personas habitarán en las orillas de los ríos para el 2020, lo que representa unas 22 mil familias con un promedio de cinco integrantes cada una.

En los últimos diez años, el ascenso de asentamientos irregulares ha sobrepasado el cien por ciento, en el 2009 en los bordos habitaban 3,500 familias, hasta la fecha la cifra aumento a unas 14 mil.

Para el 2020 el número incrementará a 22 mil familias, provenientes de Ocotepeque, Santa Bárbara, Lempira, Yoro y Copán.

PODRÍA INTERESARLE: Honduras: Padres en extrema pobreza alquilan a sus hijos para mendigar

Entre los factores que incrementa la migración de la zona rural a la capital industrial es el cambio climático que deja prolongadas sequías, obligándolo a huir.

“Esta población al deshacerse de sus medios de producción en el área rural y llegando al área urbana y sin encontrar opciones de trabajo, comienzan a crear cinturones de pobreza”, dijo el director del CASM, Nelson Lobo.

Otro fenómeno social que ha incrementado los asentamientos en los bordos es que familias se quedan sin trabajo y al no poder resolver si situación económica llegan a las orillas de los ríos.

La mayoría de las familias se sustentan de la recolección de basura, venta de verduras y otras fuentes de ingresos menores.

Al respecto, el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) considera que la corrupción en Honduras construye ecosistemas delictivos que producen enormes niveles de ingobernabilidad, pobreza y migración.