Honduras se hunde en una ola de criminalidad reflejada en la muerte de 53 personas en 14 masacres registradas en los primeros meses del 2019.

El último hallazgo se reportó esta mañana en la colonia Luisiana de San Pedro Sula, donde fueron lanzados tres cadáveres envueltos en bolsas plásticas.

Hasta las 11:00 de la mañana las víctimas no habían sido identificadas y la policía desconocía el móvil de los crímenes.

Los departamentos afectados por los altos índices de inseguridad son Cortés, Yoro, Atlántida, Olancho, Copán, Intibucá y Francisco Morazán.

Por su parte, el régimen orlandista continúa destacando una supuesta baja de la criminalidad e inseguridad en Honduras.