Estados Unidos.- Un juez condenó a diez años de prisión a un exmarine que colocó debajo del coche de su vecino una bomba tras una acalorada discusión.

Durante el juicio se conoció que el detenido era un héroe de la Guerra de Irak en la que combatió durante dos periodos de forma voluntaria, razón por la cual se rebajó la condena de 20 a 10 años.

La defensa del exmarine indicó que su cliente padecía de estrés postraumático debido la dureza de los días vividos en combate.

De acuerdo con relatos, el exsoldado colocó la bomba el 2 de marzo de 2016, en una de las ruedas traseras del automóvil de su vecino.

Cuando la víctima emprendió la marcha, el exmarine le siguió en su coche a una distancia prudencial desde donde activó el artefacto.

Aunque la detonación creó una espectacular bola de fuego y el coche quedó prácticamente destrozado, la víctima logró sobrevivir.