Fabio Lobo, hijo del ex presidente hondureño Porfirio Lobo Sosa, espera este próximo 15 de septiembre su sentencia en EE.UU. después de que se declaró culpable de conspirar para traficar droga hacia la nación norteamericana.

Fabio Lobo quien está recluido en una Centro Correccional de Nueva York, desde hace un año y cuatro meses, podría enfrentar una máxima de cadena perpetua, según el fiscal federal a cargo del caso, Preet Bharara.

El hijo de Pepe Lobo fue detenido en mayo del año pasado en un “operativo trampa” en Haití, que tenía como fin capturarlo, pues la Unidad de Terrorismo y Narcotráfico Internacional de la Fiscalía de Nueva York lo acusó por “conspirar para importar y distribuir varios kilos de cocaína en Estados Unidos”, detallan los expedientes del caso.

Según relata la Fiscalía del Distrito Sur “en 2014, Lobo accedió a ayudar a dos supuestos traficantes de droga mexicanos, que eran en realidad fuentes confidenciales que actuaron bajo la dirección de la DEA, con el transporte de una carga de varias toneladas de cocaína a través de Honduras para que los narcóticos pudieran ser importados en los Estados Unidos. A cambio, Lobo iba a recibir un beneficio financiero de una parte de la cocaína que estaba destinada a ser vendida y distribuida en los Estados Unidos.

Preet Bharara es el fiscal que presentó las pruebas contra Lobo
Preet Bharara es el fiscal que presentó las pruebas contra Lobo

En desarrollo de la conspiración, Lobo presentó a las fuentes confidenciales (informantes de la DEA), entre otros, a oficiales de policía de Honduras que accedieron a participar en la transacción de cocaína, proporcionando seguridad y apoyo logístico para el transporte de la droga a través de Honduras. Durante 2015, en las llamadas y correos electrónicos de forma consensuada grabadas entre Lobo y una de las entidades centrales de almacenamiento, este accedió a viajar a Haití para recibir el pago de las ganancias de la transacción de cocaína. Fabio viajó después a Haití en mayo de 2015 y fue detenido”, reveló la Fiscalía de EUA.

Un año después de ser capturado, Lobo se declaró culpable ante la jueza de distrito, Lorna G. Schofield, quien fijó el 15 de septiembre de este año para darle sentencia.