12802832_1324196497605911_8217784194328608123_n

Marcela Zuniga Cáceres hija de Berta Cáceres, reacciono ante el vil asesinato de su madre.

Berta Cáceres fue asesinada a mano de dos hombres armados que habrían llegado a su casa en La Esperanza, Intibuca a quitarle la vida.

“Es mentira, ella nunca renunció a las medidas cautelares. El Estado tenía que protegerla. Responsabilizamos a Juan Orlando Hernández de la muerte de mi madre” afirmó Marcela.

Cáceres fue una de las fundadoras en 1993 del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), desde el que lideró manifestaciones en defensa del medio ambiente oponiéndose a la construcción de proyectos hidroeléctricos en el occidente de su país por considerar que atentaban contra los recursos naturales.

Por su lucha en defensa de los recursos naturales en el occidente de Honduras en 2015, Cáceres, miembro de la etnia lenca y madre de cuatro hijos, recibió el Premio Medioambiental Goldman. Berta Cáceres, que era coordinadora del COPINH también encabezó protestas contra el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 al entonces presidente hondureño, Manuel Zelaya.

“Su arma era su voz”

En varias ocasiones había denunciado amenazas de muerte contra ella y familiares suyos. Uno de sus hermanos, Gustavo Cáceres, le ha pedido este jueves al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, que este caso no pase a ser un número más en las estadísticas de la violencia en el país, y que su asesinato sea esclarecido y se castigue a sus autores.

Asimismo ha recordado a los periodistas que su hermana tenía medidas cautelares y aún así ha sido asesinada.

Ha agregado que Berta Cáceres “siempre dio la cara” y “nunca utilizó un arma” para protestar, porque “su arma era su voz” para denunciar violaciones a los derechos humanos y la destrucción de los recursos naturales.

En Honduras la violencia criminal causa un promedio de 13 muertes diarias, según fuentes oficiales.