El representante del Régimen, Juan Orlando Hernández, aceptó que la criminalidad en Honduras ha dejado más de 60 mil víctimas, fenómeno que ha incrementado durante sus cinco años de gestión.

“Nunca en la historia de la República de Honduras habíamos perdido tantas vidas, tantas personas que han muerto a consecuencia de un solo fenómeno, en este caso la delincuencia”, dijo Hernández tras reunirse con personeros de la DEA.

Señaló que en comparación a la guerra de 1,969 en contra de El Salvador, “ni sumados, han superado 67,000 vidas como ha ocurrido con esta tragedia que hemos enfrentado”.

Las maras, narcotráfico y delincuencia han cobrado la vida de miles de hondureños por la lucha de territorios.

Antonio Hernández, hermano del gobernante tras perpetuar un fraude electoral, se encuentra recluido en los Estados Unidos por trasiego de cocaína.

Además, es investigado por sus nexos con maras y pandillas; algo que según Hernández desconocía.