Uno de los radares antidrogas en Honduras fue utilizado para las operaciones del Cártel de “Los Cachiros”, confirmó el exlíder de la agrupación criminal, Devis Leonel Rivera Maradiaga, en una corte federal de Nueva York.

En sus declaraciones, Rivera Maradiaga, habló sobre una operación que realizó con el hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa, Fabio Lobo, donde detalla que:

Recibió protección de Fabio Lobo a finales de 2013, cuando se preparaba para recibir una avioneta cargada con 1,050 kilogramos de cocaína proveniente del estado de Apure, en Venezuela.

La droga sería enviada por sus contactos colombianos y la aeronave aterrizaría en la comunidad de Farallones, en el Departamento de Colón, a orillas del Mar Caribe.

Días antes Rivera había contactado a Fabio Lobo por teléfono para pedirle protección porque llegaría un “gran cargamento”.

Lobo llegó a la ciudad de Tocoa, capital del Departamento de Colón, con su gente de seguridad en tres camionetas Toyota Prado azules con sirenas de policía, y se hospedaron en el Hotel Sanabria para esperar el arribo de la droga.

Según la narración de Rivera, al día siguiente la droga fue recibida por Noé ‘Ton’ Montes y su madre Erlinda ‘Chinda’ Ramos, dos presuntos socios de Los Cachiros que controlaban la zona de Farallones.

Un funcionario de la Policía Militar de Honduras, llamado ‘Fortin’, era quien enviaba la información del radar para que la aeronave aterrizara sin contratiempo, afirmó el testigo.

La narcoavioneta aterrizó en una propiedad de un reconocido agroindustrial. Según el testimonio de Rivera, al día siguiente la droga fue recibida.

Por esta operación el hijo del ex presidente Lobo recibió 50 mil dólares, pero según Rivera, no quedó satisfecho porque debía darle una comisión al General Julián Pacheco, actual Ministro de Seguridad de Honduras.

Millonaria inversión en compra de radares antidrogas

Honduras cuenta con tres radares antidrogas, uno de éstos es valorado en 500 millones de lempiras.

Estos radares fueron gestionados por el Congreso Nacional el año 2013 cuando fungía como presidente del Legislativo Juan Orlando Hernández, actual presidente de Honduras. Son pagados con fondos de la Tasa de Seguridad.

Estos sistemas de radares fueron instalados por expertos israelitas en varios puntos estratégicos, con el objetivo de detectar aeronaves con dudosa procedencia.