Harvard explica porque el Covid-19 genera la pérdida del olfato

Harvard explica porque el Covid-19 genera la pérdida del olfato

Este síntoma denominado como ‘anosmia’ había desconcertado a los científicos y médicos en todo el mundo, y ahora los estudios sugieren que el síntoma podría ser una de las mejores manera para predecir si alguien tiene el Covid-19 o no

Harvard Foto: Robert Michael, via Getty Images
Daniel Umanzor
  • Daniel Umanzor | 31-07-2020.3:21 pm.

Un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard aseguran haber descubierto por qué algunas personas infectadas con el nuevo coronavirus pierden el sentido del olfato. Una de las preguntas más frecuentes acerca de la enfermedad.

Los médico y especialistas denominan este síntoma como ‘anosmia’ y es uno de los más frecuentes indicadores de que una persona esta infectada con el virus.

En realidad algunos estudios sugieren que este síntoma podría ser la mejor manera de predecir si alguien tiene o no, la enfermedad más que por otros síntomas conocidos como fiebre y tos.

Hasta el momento a los científicos y médicos en todo el mundo les había desconcertado cómo es que a algunos pacientes el coronavirus estaban siendo despojados de sus sentidos. A través de varios análisis de diversos conjuntos de datos, los investigadores descubrieron que el virus  ataca a las células que apoyan las neuronas sensoriales olfativas, que detectan y transmiten el olfato al cerebro.

Rehan Staton el recolector de basura que fue aceptado en Harvard

“Nuestros hallazgos indican que el nuevo coronavirus cambia el sentido del olfato en pacientes infectados no al infectar directamente las neuronas sino afectando la función de las células de soporte”, dijo Sandeep Robert Datta, profesor de neurobiología en la Facultad de Medicina de Harvard y coautor del artículo.

Eso significa que es poco probable que el virus cause daño permanente a los circuitos neuronales olfativos, lo que significa que los pacientes pueden recuperar su sentido del olfato, dijeron los científicos.

Oxford y sus 300 investigadores que trabajan contrarreloj

Creo que son buenas noticias, porque una vez que la infección desaparece, las neuronas olfativas no parecen necesitar ser reemplazadas o reconstruidas desde cero”, dijo Datta. Pero, agregó, que “necesitamos más datos y una mejor comprensión de los mecanismos subyacentes para confirmar esta conclusión”.