no-shelter-from-the-panama-papers-display

A través de una carta publicada en un diario alemán, la fuente explicó por qué reveló los documentos sobre miles de empresas y activos oscuros en paraísos fiscales.

“La fuente”,cuya identidad y género permanecen en secreto, niega ser un espía. Lo hace en un “comunicado” publicado hoy en el diario alemán Süddeutsche Zeitung, que ya hace mas de un año fue el primer receptor  de los millones de documentos sobre miles de empresas y activos oscuros en paraísos fiscales.

“Para que conste, no trabajo para ningún gobierno o agencia de inteligencia, ni directamente ni contratado, y nunca lo he hecho. Mi punto de vista es completamente mío”, aclara en el texto. Además, asegura que su motivación para entregar los papeles no fue otra que la de entender el “nivel de las injusticias” que describían dichos documentos

El denunciante afirma que la filtración de 11,5 millones de documentos de la firma Mossack Fonseca (el bufete panameño propietario de los documentos) ha desencadenado un “nuevo y alentador debate global”.

“Las empresas offshore están a menudo asociadas al delito de la evasión de impuestos. Pero los Panamá Papers muestran, sin sombra de duda, que aunque las compañías offshore no son ilegales por definición, son utilizadas para llevar a cabo una amplia gama de delitos graves”, dijo la fuente. “La desigualdad de ingresos es una de las cuestiones definitorias de nuestro tiempo”.

“La narrativa mediática que ha prevalecido hasta ahora se ha centrado en los escándalos de lo que está permitido y es legal en este sistema. Lo que está permitido es, de hecho, escandaloso y debe ser cambiado”, dice en el documento.