La Organización Mundial de la Salud (OMS), alertó en una conferencia de prensa que las nuevas generaciones están dañando sus oídos con sus reproductores, al no limitar el volumen cuando escuchan música.

La OMS indicó que actualmente existen 466 millones de personas en todo el mundo que sufren de pérdida de la audición, comparado con 360 millones en el año 2010. Esto indica que si la cifra va en crecimiento, para el 2050 serán 900 millones- una de cada 10 personas-.

Ante la alarma, la doctora del programa de prevención de la sordera y la pérdida de la audición de la OMS, Shelly Chadha, dijo que “más de 1.000 millones de jóvenes están en riesgo de perder la audición porque escuchan música regularmente con los audífonos de sus celulares.

La OMS está pidiendo a los fabricadores y reguladores de móviles y reproductores de audio, si pueden tomar medidas que incluyan a los softwares nuevas opciones para que las personas no puedan escuchar la música demasiado fuerte durante mucho tiempo.

Entre las opciones, la OMS propone que se puedan incluir en ciertas funciones, como una reducción automática del volumen, y control parental por si las personas superan su límite de sonido, tenga la opción de que automáticamente reduzcan el volumen a un nivel oportuno para no dañar los oídos. También, se está revisando que los lugares como centros nocturnos y espacio deportivos puedan reducir el nivel de sonido.

Hasta ahora, la única región del mundo que ha ordenado que los dispositivos de audio personales sean configurados a un nivel de 85 decibeles y que su máxima sea de 100, es la Unión Europea.