Luego de las declaraciones del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, 11 de los 14 países que integran el grupo de Lima, rechazaron cualquier acción o declaración que implique una intervención militar que rompa el orden democrático en Venezuela, según un comunicado divulgado por la canciller brasileña.

Los países que rechazaron la intervención en Venezuela son Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía. En la declaración, “reafirman el compromiso para la restauración de la democracia en Venezuela y así superar la grave crisis a través de una salida pacífica y negociada”. Colombia, Guyana y Canadá se opusieron a firmar la carta.

La vicepresidenta de Venezuela Delcy Rodríguez respondió a las declaraciones de Almagro, afirmando que denunciaría ante la ONU y otros entes internacionales por promover una acción en contra de su país. A continuación, el tweet publicado por Rodríguez.

Almagro, quien culminó el viernes una visita de tres días a Colombia, para atender el tema de la ola migratoria de venezolanos, aludió a las violaciones de los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad para justificar su postura.

También cuestionó a la dictadura de Maduro por negarse a recibir ayuda humanitaria ante la profunda crisis económica que sufre Venezuela, que se caracteriza por una severa escasez de alimentos y medicinas, y la inflación que podría superar un millón por ciento este año, según el Fondo Monetario Internacional.