Gracias, ubicada en el departamento de Lempira, es famosa por sus aguas termales, piscinas naturales que varían de temperatura, entre los 33 a 36 grados centígrados.

La ciudad está ubicada en el occidente de Honduras, considerada una de las ciudades más antiguas del país.

Su fundación tiene tres momentos: la primera en 1,536, la segunda por mandato de Francisco de Montejo y la tercera la realizó Juan de Montejo el 14 de enero de 1,539.

El 1,544 se estableció en la región la Audiencia de los Confines, máxima autoridad administrativa española.

Además, de las aguas termales Gracias cuenta con impresionantes lugares para los turistas.

Sus magníficas iglesias: La Campa, Manuel de Colohete  y Belén Lempira, destacan por ser las más bellas de Honduras.

Gracias, cuenta con el Fuerte de San Cristóbal, una edificación colonial construida en 1,863 por la orden del general José María Medina.

La edificación, se realizó con el objetivo de proteger la ciudad de los invasores.

Otro de sus atractivos es el Canopy, actividad que se disfruta en un área de 600 metros en parte larga, con seis estaciones.

Posee una altura de 200 metros y una velocidad de 140 kilómetros por hora, convirtiéndolo en el Canopy más alto de Honduras.