El gobierno de Honduras le truncó el sueño a Mario David Castellanos, el niño de 12 años que se hizo famoso en la caravana de migrantes que salió el pasado 13 de octubre, quien fue detenido por la policía mexicana tras intentar cruzar la frontera entre Guatemala y México.

Mario David, fue deportado la noche del jueves por orden del gobierno de Honduras que en coordinación con el consulado hondureño y autoridades de migración de México terminaron con el sueño de Mario.

Ana Garcia de Hernandez, esposa de Juan Orlando Hernández, aprovechándose de la situación, publicó una foto del niño en la que se leía que “Mario regreso por su voluntad”, cosa que no contraste con la verdad ya que 1 día antes, el había confiado a la cadena de televisión Televisa que no quería regresar a Honduras y pidió ayuda a los mexicanos para que le ayudaran a seguir su camino a Estados Unidos.

En su retorno a San Pedro Sula la noche del jueves llego junto con 11 menores mas Mario quien no será entregado a sus padres según las autoridades Dirección de Niñez, Adolescencia  y Familia (Dinaf), quien serán las encargadas de darle seguimiento a su caso por encontrarse en situación de riesgo Social.

Actualmente Mario fue traslado al centro Belén del Barrio Medina de San Pedro Sula, ya residente en un barrio pobre de la cuidad y su madre sufre de epilepsia y su padre es un guardia de seguridad quienes se encontraban en días anteriores preocupados por el paradero de su hijo.

La decisión de Mario del salir junto a la caravana fue por la inseguridad y la falta de oportunidades que brinda el estado hondureño y eso lo obligaba a veces a faltar al colegio para poder salir a vender  o pedir en la calle y así poder ayudar en su casa.