Gobierno de Juan Orlando cierra 7 negocios en Omoa

omoaEl portal Libertad Fiscal, Defendiendo tu derecho a prosperar, denunció este día el cierre de más de siete negocios de la industria turística del Puerto de Omoa, por parte de la temida Administración Tributaria (antes conocida como la Dirección Ejecutiva de Ingresos).

El fuerte golpe al comercio y el empleo de esta comunidad fue perpetrado en horas de la tarde del pasado sábado “en plena presencia de los clientes que se encontraban en dichos establecimientos y que fueron obligados a abandonar los locales”, establece “Libertad Fiscal” en su página web.

“Libertad Fiscal”, un severo critico a la política tributaria del gobierno, apuntó: “Este fin de semana los turistas se llevaron una tremenda decepción e infortunio, al constatar que la mayor parte de la oferta en el sector gastronómico playero de Omoa, había desaparecido; prácticamente de la tarde a la mañana”.

“Los cierres de negocios se hacen de forma arbitraria, sin respetar las garantías judiciales de los contribuyentes como el derecho a la defensa, a la tutela judicial, acceso a la justicia y a un juicio previo como prescribe la Constitución de la República y la Convención Americana Sobre Derechos Humanos, señaló “Libertad Fiscal”.

“La industria se vio atacada con oficiosidad, parece que los negocios con mejores prestaciones y mayor afluencia de clientela eran el objetivo; la abiertamente cuestionada e impopular Administración Tributaria”, agregó el escrito de “Libertad Fiscal”.

En su nota, “libertad Fiscal” lanzó una severa critica que comparó la extorsión y los impuestos: “La institución (Administración Tributaria) se ha convertido en el dolor de cabeza de las masas, afligidas, atestiguan como sus empresas son clausuradas, su derecho de acción humana es violentado por las armas, su inversión es lavada por agentes; tanto criminales como institucionales, la gente en las calles se comienza a preguntar ¿Existe alguna diferencia, entre extorsión e impuesto?, el debate se expande y comienzan a formularse dudas acerca de la lealtad de la institución frente a los contribuyentes y posibles exclusividades generadas por esta”.

“Libertad Fiscal” estima que los cierres de negocios “preceden la falta de un programa de control público en sus intervenciones contables, por parte del ente fiscalizador del Estado . Las visitas sorpresa con agenda abierta guardan al parecer un grado de discrecionalidad incómodo, la ilegal discrecionalidad de la misma, prácticamente configura un bloqueo comercial y una negación del derecho constitucional a la libre empresa, en detrimento de un importante grupo del mercado turístico de la región”.

“Durante los estragos producidos por esta administración, la cereza en el pastel o la caperucita malvada, sin temor a equivocarnos, es la Administración Tributaria, su labor desdeñable se encarga de asfixiar a los negocios contribuyentes con una carga extrema de regulaciones e impuestos, casi inaccesibles de pagar, por diversas razones, prácticamente todas atribuibles a la arbitariedad y falta de interés por parte del Estado de implementar políticas razonables tributarias que no terminen en laberintos o infiernos fiscales”, señala “Libertad Fiscal” en su parte más critica del escrito.

Finalmente Libertad Fiscal plantea su posición con respecto a la política de la  Administración Tributaria (antes conocida como la Dirección Ejecutiva de Ingresos): “Denunciamos las acciones del Gobierno de la República como parte de una política de agresión institucional contra la actividad empresarial en el país y hacemos un llamado publico a respetar el derecho fundamental a la libre empresa”.

Fuente original: Libertad Fiscal