La prohibición de la FENAFUTH no fue obstáculo para que los hondureños se las ingeniaran para demostrar su indignación.

Las pancartas y los rótulos con el FUERA JOH inundaron el Estadio Olímpico departe de muchos hondureños.