El arma escogida para la masacre es una de las favoritas por los estadounidenses. Se puede comprar una a partir de 500 dólares (unos 443 euros) en su calibre más simple y se encuentra en cualquier armería física o portal especializado de internet. La empleada en el tiroteo, según lo explicado por el Departamento de Justicia, es del calibre 223 y se puede comprar a partir de 700 dólares.

El AR-15 es famoso por ser la versión civil del fusil militar M-16. Se trata de un arma de fuego semiautomática capaz de dar a un blanco a 550 metros y con potencia para vaciar su cargador de 30 balas en menos de un minuto. Por lo que Mateen necesitó cambiar al menos en cuatro ocasiones la munición durante su ataque a la discoteca gay.

Además, este lunes se celebra en Estados Unidos el Ciber Monday, por lo que comprar un arma de este tipo o accesorios por internet viene acompañado de importantes descuentos.

Según explicó el FBI después de la tragedia, el presunto autor compró al menos dos armas de manera legal la semana pasada en Florida, a pesar de la vigilancia del FBI. Omar Mateen, estadounidense de origen afgano, solo necesitó ir con dinero a una tienda para preparar su matanza.

Por más que Obama haya pedido una y otra vez limitar el acceso de la ciudadanía a las armas, lo cierto es que la propia Constitución de EE.UU. en su segunda enmienda recoge el derecho de sus ciudadanos a la posesión de armas de fuego. Y Orlando, el lugar de la tragedia, es uno de los lugares donde no hay grandes restricciones para comprar rifles de asalto.

Los requisitos para comprar un AR-15 en Florida son tener más de 18 años, no tener antecedentes penales o de enfermedad mental, carecer de episodios de violencia doméstica y tener en el bolsillo los cerca de 500 dólares de su valor. Una vez cumplido todo esto sólo cabe esperar 72 horas para hacer las comprobaciones pertinentes y ya puede marcharse a casa con un fusil de asalto.