Fuerte acusación surge en México en contra de Juan Orlando Hernández

Un ex integrante de las fuerzas especiales del ejército de Honduras que viaja en la caravana rumbo a Estados Unidos confesó al periódico mexicano La Jornada que el presidente hondureño Juan Hernández fue quien dio la orden para asesinar a la ambientalista Berta Cáceres.

Texto publicado por La Jornada:

Juan Carlos G. Partida Corresponsal Periódico La Jornada

Un ex integrante de las fuerzas especiales del ejército de Honduras que viaja en la caravana rumbo a Estados Unidos dijo que el juicio que se sigue en su país contra los presuntos autores materiales del asesinato de Berta Cáceres, reconocida defensora de los derechos humanos y del medio ambiente, asesinada en marzo de 2016, es una farsa, pues entre los inculpados no está Herzog Arriaga, quien también pertenecía a las fuerzas especiales y se hizo muy cercano a la dirigente para luego asesinarla.

En entrevista en el auditorio Benito Juárez de Zapopan, habilitado como albergue, mostró documentos que lo identificaban como ex integrante del ejército hondureño y afirmó que el homicidio fue ordenado por el presidente de su país en ese entonces, Juan Orlando Hernández, ante el activismo mostrado por Cáceres para detener el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca.

Ella estaba en la mira del presidente Hernández desde que llegó al poder en 2014, la mandó a vigilar no solamente por su oposición a la hidroeléctrica, también de proyectos mineros y era líder del campesinado.

Afirmó que él y otros 18 ex militares de las fuerzas especiales que conocen la verdadera histórica fueron encarcelados por órdenes de Hernández, pero tras ser liberado logró obtener la baja del ejército el mes pasado y aprovechó la caminata para huir de su país.

El ex militar contó que Arriaga se hizo pasar como activista hasta lograr la entera confianza de Cáceres, lo cual fue básico para que él y otro hombre, del que desconoce más datos, entraran a la casa de la defensora, ubicada en su pueblo natal La Esperanza, en el departamento de Intibucá. Arriaga disparó seis veces.

Agregó que, por presiones internacionales, Honduras comenzó un juicio contra ocho presuntos implicados, pero Arriaga no está entre ellos.

Enlace de la noticia en el periódico La Jornada: Aquí