París. Por octavo sábado consecutivo, y la primera movilización del 2019, miles de chalecos amarillos participaron en manifestaciones en la capital francesa por el alza en los precios de los carburantes. Hubo enfrentamientos con las fuerzas del orden.

“Macron, dimisión”, era uno de los mensajes que los manifestantes coreaban durante la manifestación, antes de que se produjeran los primeros altercados en las proximidades del río Sena.

La policía respondió lanzando gases lacrimógenos contra los manifestantes, quienes reaccionaron lanzando botellas y piedras contra los agentes. Minutos más tarde los oficiales volvieron a lanzar gases contra los chalecos amarillos, cuando intentaban cruzar por uno de los puentes del Sena.

Otra manifestación se realizo en las avenidas aledañas a los Campos Eliseos y la plaza de la Bolsa, donde se convocó una concentración, la cual se desarrolló sin actos violentos y sin enfrentamientos con las autoridades.