Aldeas desoladas, producto de la masiva migración de sus pobladores, es el escenario que se vive en Florida, departamento de Copán.

La falta de empleo ha obligado a sus habitantes ha abandonar sus viviendas y buscar el añorado sueño americano.

Familias completas se han aventurado al viaje, exponiendo sus vidas en el largo camino por no encontrar en su comunidad el sustento para vivir.

La situación ha provocado que la organización Visión Mundial busque estrategias para que el municipio no se convierta en una región fantasma.

Capacitaciones agrícolas se han convertido en una opción para evitar la masiva migración, que se extiende a nivel nacional.

En menos de cinco meses más de 20 mil hondureños han huido en varios éxodos, buscando una vida mejor que no encuentran en Honduras.