La empresa de Mark Zuckerberg, Facebook, se enfrenta ahora a una investigación federal criminal por compartir los datos de sus usuarios con diversas empresas, como Netflix y Spotify y que tenían acceso hasta a conversaciones privadas.

Es por eso que los fiscales federales del Estado de Nueva York decidieron llevar esto a otro campo y abrieron una investigación criminal, ya que habrían comprobado que esta filtración autorizada habría sido con más de 150 empresas.

En caso de haber penas, estas no podrían evitarse con multas económicas, sino que -por primera vez- Zuckerberg y sus socios podrían poner un pie dentro de una cárcel por sus actos.

“Se ha informado que hay investigaciones federales en curso, incluyendo las del del Departamento de Justicia. Como hemos reiterado, estamos cooperando con los investigadores y tomamos todo esto seriamente. Hemos dado testimonio públicamente, respondido preguntas y prometido que seguiremos haciéndolo”, dice.