fabio_lobo

Nueva, York, Estados Unidos

Fabio Porfirio Lobo Lobo (44) no soportó más la presión de estar recluido en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York y se desahogó ante una jueza federal del Distrito Sur, ante la cual afirmó: “Sé que cometí un error y tengo que pagar por eso”.

En la declaración completa hecha por el hijo del expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa (2010-2014). Fabio Lobo aseguró que está dispuesto a “negociar lo que sea” con la Fiscalía del Distrito Sur que lo acusó.

Esta declaración la hizo Fabio Lobo en una audiencia el 19 de enero de este año en el Palacio de Justicia de Estados Unidos Thurgood Marshall, ubicado en el 40 Centre Street de Foley Square, Centro Cívico del bajo Manhattan. Fabio Lobo fue capturado el 21 de mayo de 2015 a las 6:30 am en Haití y trasladado ese mismo día al Distrito Sur de Nueva York, tras ser acusado por Estados Unidos de “conspirar para importar y exportar cocaína”.

El hondureño es representado en Estados Unidos por Manuel J. Retureta, de la firma Retureta & Wassem.

Según consta en la documentación, fue ante la jueza federal de distrito Lorna G. Schofield, quien lleva el caso en su contra, que Fabio Lobo rompió el silencio para hablar de su situación.

Entre las cosas mencionadas lamentó que no esté pudiendo ayudar a su familia y el estar recluido.

La declaración de Fabio Lobo ante la jueza.

A continuación, la transcripción textual del momento en que Fabio Lobo habló con la jueza Schofield durante la audiencia:

Retureta (abogado defensor): Señoría. Mi cliente quiere dirigirse a la Corte

Jueza: Lo escucharé, pero déjeme dejarle claro que no tiene el deber de hablar. Puede hablar si quiere, pero debería saber que el Gobierno (representado por la Fiscalía) puede usar cualquier declaración que haga ahora en su contra. Pero si quiere, escucharé lo que tenga que decir.

Fabio Lobo: Buenos días, su señoría.

Jueza: Buenos días.

Fabio Lobo: Dios la bendiga. Quisiera comunicarle que me siento un poco impotente acerca de lo que está pasando en mi caso. Tengo una familia que mantener. Tengo tres hijas. Yo nunca tuve ningún problema con la ley en mi país, nunca en mi vida. Desafortunadamente esto me ha pasado a mí debido al beneficio de alguien más que me metió en esto. Nunca hubo ninguna droga. Nunca hubo nada. Fue solo con el fin de dañar a mi persona y mi familia. Se lo ruego, su señoría, y quisiera decir que estoy abierto a negociar con el Gobierno lo que sea”, dijo Lobo.

Recomendación

Ante las declaraciones de Fabio Lobo, la jueza Schofield le hizo una recomendación.

Jueza “Debería hablar con su abogado, quien negociará en su nombre y si es posible podría tratar de alcanzar un acuerdo tan pronto como pueda resolver esto, y haga todo lo que tenga que hacer para aceptar cualquier castigo que tenga que ser aceptado y así luego pueda seguir adelante con su vida. Pero necesita comunicarse con el Gobierno a través de su abogado y creo que él entiende lo que usted está diciendo. Como lo hago yo”, expresó la jueza federal.

Tras escuchar estas palabras, Fabio Lobo retomó la palabra en la audiencia:

Fabio Lobo “Entiendo que cometí un error y tengo que pagar por ese error. Lo he hecho con un propósito, por la gente quienes me trajeron a este tipo de problema”, indicó Fabio Lobo. Con esas palabras terminó la audiencia ante la jueza federal.

El caso contra Fabio Lobo lo dirige la Unidad de Terrorismo y Narcotráfico Internacional de la Fiscalía de Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York, que lo acusa por “conspirar para importar y distribuir cinco o más kilos de cocaína en Estados Unidos”, según detallan los expedientes del caso.

 Ellos mantuvieron en secreto los cargos y el caso hasta el día de su arresto. Ni siquiera la orden de captura contra el hijo del expresidente Pepe Lobo se hizo pública. Esta fue emitida el 18 de marzo de 2015 y solo dos meses después el acusado fue detenido en Haití. A pesar de que todo el caso contra Fabio Lobo se maneja en el Palacio de Justicia Thurgood Marshall, la orden de captura en su contra se emitió en el Palacio de Justicia Daniel Patrick Moynihan.

La jueza magistrada Debra Freeman fue quien emitió la orden de captura contra Lobo en Manhattan, Nueva York.

Fuente: Diario La Prensa