Exigen justicia para Roxsana Hernández

Roxsana Hernández Rodríguez, hondureña, era una de las migrantes que llegó en mayo a Estados Unidos y solicitó asilo en el puerto de San Ysidro. A finales de mayo, murió por neumonía, deshidratación y complicaciones asociadas al VIH. En ese momento, Hernández se encontraba bajo custodia de autoridades migratorias, en Nuevo México.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, ICE por sus siglas en inglés, informó que el 17 de mayo, Hernández había sido hospitalizada debido a las complicaciones asociadas a su padecimiento. Agregaron que falleció el 25 de mayo debido a un paro cardiaco. Sin embargo, obviaron que previamente, Roxsana había sido víctima de malos tratos, según una autopsia publicada por The Washington Post. A pesar de esto, ICE se niega a publicar un informe legalmente requerido.

Según los activistas de las organizaciones que estuvieron al pendiente de la caravana, la muerte de Roxsana es un “asesinato institucional”. A esto, autoridades afirmaron que sí recibió la atención médica requerida.

“Las compañeras trans que estuvieron con Roxsana, en una celda llamada La Hielera saben que no recibió ningún tratamiento médico, sino que hasta el 17 de mayo fue llevada a un hospital. Es muy claro que fue asesinada por negligencia”, dijo Alex Mensi, de Pueblos Sin Fronteras, una organización dedicada a defender los derechos humanos de la comunidad migrante

Agregó que ”denunciamos a todos estos centros de detención. Ella tenía un lugar a donde llegar, tenía familia que la esperaba. Podían haberle liberado y seguramente podría haber tenido la atención que necesitaba”.

El Congreso asegura que la agencia debe publicar un informe dentro de los 30 días posteriores a la muerte en custodia. A partir del miércoles, han pasado 187 días desde que Hernández murió luego de sufrir complicaciones de neumonía.

“La responsabilidad muere en la oscuridad que están creando”, dijo Lynly Egyes, directora de litigios en el Centro de Derecho Transgénero (TLC), que presentará una demanda por homicidio culposo en el caso de Hernández. “Afirman que tienen esta revisión o que no fue maltratada bajo custodia, pero no están enviando la información a quienes la solicitan”.

El lunes, The Daily Beast dio la noticia de que Hernández probablemente fue objeto de graves abusos bajo custodia, según una autopsia encargada por TLC y el abogado de inmigración R. Andrew Free. La autopsia muestra una hemorragia significativa en el pecho y las muñecas, consistente con las esposas.

“La segunda autopsia reveló evidencia de abuso físico, con hematomas profundos”, escribió el patólogo Dr. Kris Sperry. “Según las observaciones de otros detenidos que estaban con la Sra. Hernández (…) los episodios de diarrea y vómitos persistieron durante varios días sin evaluación médica ni tratamiento, hasta que estuvo gravemente enferma”.

El lunes, ICE intentó desacreditar la autopsia enviando un correo electrónico a los medios de comunicación informando que el Dr. Sperry renunció a su puesto como jefe médico forense. Pero, Sperry se retiró en 2015 después de que The Atlanta Journal-Constitution publicara un informe mordaz sobre su época como consultor forense pagado. Sperry no se enfrentó a una acción legal y ha seguido practicando en Georgia.

La travesía de Roxsana Hernández empezó mucho antes que se uniera a la caravana. Como mujer transgénero seropositiva, decidió huir de el estigma y la discriminación que sufría en Honduras. Según había relatado a la web Buzzfeed, fue violada por pandilleros de la MS-13, quienes le contagiaron el VIH. “Los transexuales en mi barrio son asesinados y cortados en pedacitos, los tiran dentro de bolsas de papas fritas”, agregó.

Cuatro meses después de haber sido víctima de las pandillas, Hernández se unió a la caravana, en busca de mejores oportunidades en Estados Unidos. Durante su paso por México, las pandillas siguieron amenazándola.

Consecuencias:

Varios sectores y personalidades estadounidenses han utilizado el hashtag #JusticeForRoxsana para crear conciencia acerca de lo sucedido y esperan que se haga justicia

Entre ellas, está la representante Kamala Harris, quien se volcó a Twitter para demostrar su descontento.

La camarilla LGTB ha alzado su voz para que el fallecimiento de Roxsana sea esclarecido, aseguran que es desgarrador y absolutamente inaceptable.

Familia: Trans Queer Liberation Movement también hizo público su descontento.