El martes o miércoles de esta semana se estaría aprobando en un tercer debate el contrato para la construcción de la terminal aerea Palmerola.

Una vez aprobado el contrato de construcción de Palmerola, la capital de Honduras, Tegucigalpa, quedaría sin una terminal aerea, ya que solamente quedaría operando para vuelos privados y de uso militar. En otras palabras, el cierre de Tocontin es iminente.

Las alarmas se han encendido a lo interior del Partido Liberal de Honduras y uno de los aspirantes presidenciales, Kike Ortez, manifestó que leyendo el contrato de Palmerola, este tiene varios apartados leoninos y exigió a los diputados liberales no aprobarlo tal como esta y no dejar a los capitalinos sin el aeropuerto Toncontín.

Kike Ortez representa al movimiento "Unamonos" en el Partido Liberal.
Kike Ortez representa al movimiento “Unamonos” en el Partido Liberal.

“El contrato es por 165 millones de dólares para construir un aeropuerto de solamente 4 mangas, mientras en El Salvador, se está construyendo uno de 40 mangas por menor precio”, dijo Ortez.

También, otro articulado del contrato establece que la empresa que construirá Palmerola, va a empezar a pagarle al Estado de Honduras, hasta después de 28 años, osea Honduras no recibirá ningún beneficio durante todo ese tiempo.

“El pasajero tendrá que pagar 45 dólares más para ir hasta a Comayagua, entre combustible y pago de peajes.”

“Por todo lo anterior, los diputados liberales no deben de darle la espalda a la capital, deben arreglar ese contrato, aprobarlo sin partes leoninas y no dejar a Tegucigalpa y Comayagüela sin su aeropuerto”, dijo Kike Ortez.