Las intenciones del gobierno de Juan Orlando Hernández de cerrar de manera permanente el aeropuerto de Tegucigalpa, Toncontín, ha vuelto abrir el debate en los circulos sociales y políticos del país.

El día de hoy se les hizo un llamado a antiguos defensores del aeropuerto que se oponían a que Toncontín operará para vuelos A y B, para que el día de mañana se hagan presente al plantón en defensa del aeropuerto.

“Le hago una invitación a Ricardo Álvarez para que me acompañe mañana a las 6:00 am al plantón para la defensa del aeropuerto, así como lo hizo en el pasado. Yo puedo pasar por la casa de el e irnos juntos”, dijo Kike Ortez.

“Queremos dejar claro que no nos oponemos a la apertura de Palmerola, pero si al cierre permanente de Toncontín”, afirmó Ortez.

“También el propio alcalde de Tegucigalpa, Nasry Asfura,  debería de levantar su voz, para defender que Tegucigalpa tenga su aeropuerto abierto y con operaciones comerciales”, manifestaron diputados liberales y líderes políticos, como Waldina Paz y el candidato a alcalde de Tegucigalpa por Libre, Jorge Aldana.

El contrato para la construcción de Palmerola establece que una vez se firme, Toncontín debe cerrar operaciones comerciales y solamente quedar para vuelos militares y privados.

Además, el contrato será firmado por 165 millones dólares por un aeropuerto de 4 mangas, mientras en El Salvador, se esta haciendo uno de 40 mangas a menor precio.

En el 2008 se propuso dejar Toncontín para vuelos locales y comerciales de categoría A y B, con aeronaves más pequeñas con las especificaciones correctas para aterrizar en la pista del aeropuero Toncontín.

Actualmente se propone cerrar de manera definitiva el aeropuerto y las voces del pasado se han llamado al silencio.