Excomandante de FARC asume banca en el Congreso colombiano

BOGOTÁ (AP) — El excomandante de las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Jesús Santrich, se posesionó el martes en la Cámara de Representantes de Colombia.

Santrich, acusado por el gobierno de Estados Unidos de narcotráfico, asumió su banca ante el primer vicepresidente de la Cámara, Tilano Giraldo, y estuvo acompañado de sus abogados.

La víspera la comisión de acreditación de la Cámara había aprobado el acta que lo autorizaba como nuevo congresista.

Santrich, de 52 años, juró y firmó el acta de posesión en medio de una polémica luego de que la Justicia Especial para la Paz (JEP) -encargada de juzgar los crímenes cometidos durante el conflicto armado de Colombia- ordenó su liberación tras considerar que no existían suficientes pruebas para extraditarlo a Estados Unidos.

El acuerdo de paz firmado por la guerrilla y el gobierno colombiano en 2016 garantiza penas no carcelarias para los comandantes guerrilleros que cumplan con los procesos de verdad y reparación de las víctimas que lleva adelante la JEP. Pero los delitos cometidos después de la firma del acuerdo deben ser juzgados por la justicia ordinaria.

Estados Unidos pidió su detención y extradición en 2018 por la supuesta planificación del envío de 10 toneladas de cocaína a ese país. Santrich estuvo 13 meses preso hasta ser liberado por el fallo de la JEP.

Sin embargo, fue nuevamente capturado por orden de la Fiscalía Nacional que sostuvo que había recolectado nuevas pruebas sobre el supuesto plan para enviar drogas a Estados Unidos meses después de que las FARC firmaran el tratado de paz con el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos. Finalmente la Corte Suprema ordenó su liberación inmediata.

El presidente Iván Duque reiteró en varias oportunidades su desacuerdo con la libertad de Santrich. “Es un mafioso… cómo uno puede pretender, en un país, que tengamos un mafioso posesionándose como congresista”.

La Corte Suprema continúa investigando a Santrich y podría llamarlo a prestar declaración en unos 15 días.

“Agradezco a todos que han elevado sus voces porque se haga realidad el acuerdo final de La Habana (acuerdo de paz) y que la perfidia no siga persistiendo en hacer trizas lo que los colombianos sueñan en función de la reconciliación nacional”, dijo Santrich luego de su posesión en una rueda de prensa en la sede del Congreso.

A su vez señaló que al presidente Duque “hay que pedirle sosiego, hay que pedirle que actúe como mandatario de todos, dando garantías, y que también tome en cuenta algo que se llama presunción de inocencia”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que la investigación de la Corte Suprema lo encuentre culpable de narcotráfico, Santrich dijo que “sé que vamos a lograr una victoria más y quienes han hecho los montajes son los que van a tener que responder”.

El nuevo congresista no sólo participará en los debates sino que integrará una comisión conformada por 19 representantes de todos los partidos políticos que trata sobre temas sociales, regímenes salariales, seguridad social, fondos de prestaciones y salud, entre otros.

Las FARC firmaron la paz con Santos luego de cinco años de diálogos en Cuba y más de 50 años de conflicto armado interno. Como parte de ese pacto la guerrilla, devenida ahora en un partido político, logró 10 bancas en el Congreso: cinco en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes.

Según el ministro de Defensa, Guillermo Botero, desde la firma del acuerdo de paz hay más de 1.700 disidentes de las FARC en todo el país.

El conflicto en Colombia entre rebeldes izquierdistas, paramilitares y el Estado dejó al menos 250.000 muertos, 60.000 desaparecidos y millones de desplazados.