s0c90 de 0 sd

San José. Arrinconados por una intensa batida que Estados Unidos lanzó en Honduras en contra de las cúpulas políticas y empresariales del narcotráfico internacional, dos poderosos mafiosos de ese país —jefes del Cártel de los Hermanos AA, socios del fugitivo Joaquín El Chapo Guzmán Loera y militantes del gobernante Partido Nacional (PN)— huyen de una intensa cacería policial y negocian su entrega a la DEA, agencia antidrogas estadounidense, en Guatemala.

El hondureño Alexánder Ardón, ex alcalde del occidental municipio de El Paraíso, en el departamento de Copán (limítrofe con Guatemala), es jefe del clan y ha sido señalado como anfitrión de Guzmán Loera en sus visitas a Honduras y su entrega aportaría valiosa información a la DEA sobre las operaciones del Cártel de Sinaloa en Centroamérica.

El otro perseguido es Alfredo Ardón, hermano del líder mafioso.

“Tenemos operaciones en todo el territorio nacional y particularmente en las fronteras con Guatemala, El Salvador y Nicaragua, en la búsqueda de las diversas bandas delictivas, de drogas, armas, dinero del narcotráfico”, dijo Santos Nolasco, vocero de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional, ente que coordina a los estratos policiales, militares y judiciales de Honduras.

Consultado ayer por EL UNIVERSAL sobre la cacería de los Ardón, se limitó a responder: “Hay órdenes de captura, pero la información puntual la tiene el Ministerio Público”.

Las Fuerzas Armadas confirmaron, en agosto pasado, que se sabe que Guzmán ha estado en Honduras. Los informes en poder de este diario lo ubicaron en El Paraíso, como huésped en las residencias de los Ardón.

Fuente: El Universal