Evo Morales teme que en Bolivia se desate una guerra civil.
Apóyanos

Evo Morales teme que en Bolivia se desate una guerra civil.

Evo Morales Ayma, durante una entrevista con la agencia EFE.

Avatar
  • notibomba | 17-11-2019.5:49 pm.

Ciudad de México. El depuesto presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, dijo este domingo durante una entrevista con la agencia EFE que, tiene mucho miedo que en su país se desencadene una guerra civil.

“Tengo mucho miedo. En nuestra gestión hemos unido campo y ciudad, oriente y occidente, profesionales y no profesionales. Ahora viene grupos violentos”, advirtió Morales.

Ante su preocupación, el mandatario hizo un llamado a un “diálogo nacional”.

Morales sostuvo que el motivo de su renuncia el pasado 10 de noviembre fue “para que no haya más agresiones” a sus correligionarios y para “evitar un baño de sangre”. El líder indígena denunció que “son ya 23 muertos de bala” y acusó a las Fuerzas Armadas y a la Policía de estas “matando al pueblo”.

Asimismo, advirtió sobre las actitudes racistas y fascistas de estos grupos golpistas.

El líder indígena asegura que la única alternativa es entablar un “gran diálogo nacional” en el país andino, del que desearía formar parte. De igual manera invita a los partidos que perdieron las elecciones a que formen parte de dicho diálogo.

“Mi gran deseo es que haya diálogo con mediadores”, indicó Evo, que ve con buenos ojos que España y otros países participen como mediadores. El presidente dimitido señaló como posibles candidatos a mediadores al expresidente español y “experto en mediación a José Luis Zapatero o Pepe Mujica.

El pasado domingo 10 de noviembre, Morales se vio obligado a renunciar luego de que las Fuerzas Armadas y la Policía “recomendaran” dejar el cargo. Evo esta convencido de que “detrás de este golpe hay intereses transnacionales y, especialmente, de Estados Unidos”.

Morales también expresó que “algo que algo que no nos perdonan algunos países exageradamente industrializados es que un país socialista pueda demostrar que con políticas de izquierdas hay futuro”, y admitió que en el exilio le “cuesta quedarse en la ciudad” y que extraña su vida en Bolivia: “aprobar o inaugurar obras, a veces entrar en campos deportivos, jugar, bailar”, reconoció. “Cuesta, pero entiendo perfectamente mi situación”.