Estudiantes de educación media se unieron a nivel nacional a las acciones de protesta en contra de la privatización de la educación pública.

Con tomas de los centros educativos y marchas, los jóvenes se unieron al sector magisterial para evitar que el régimen logre su objetivo.

En la capital, los estudiantes marcharon el miércoles hasta el centro de la ciudad donde fueron reprimidos con gases lacrimógenos.

La lucha también la mantienen el sector Salud, con asambleas informativas y la suspensión de cirugías selectivas.

Ambos gremios han manifestado que no se sentarán a dialogar con el gobierno de Juan Orlando Hernández hasta que derogue los decretos PCM.