El gobierno de los Estados Unidos dio vía libre a una nueva medida de seguridad para las embajadas donde se realicen trámites de visados.

De acuerdo a lo planteado, los funcionarios de la embajada pedirán a los solicitantes de nuevos visados que revelen sus seudónimos en redes sociales de los últimos cinco años y, también, que den información personal relevante de al menos 15 años (domicilio, familiares, empleo…), como requisito para aprobar el documento.

Estos nuevos requisitos, que recibieron duras críticas por parte de grupos académicos y responsables de la educación, fueron aprobados el pasado 23 de mayo.

Entre las críticas se dijo que “podría disuadir a estudiantes internacionales y científicos de ir a EE.UU.”.

El nuevo cuestionario forma parte de la campaña del presidente Donald Trump para evitar la entrada a los Estados Unidos de determinadas personas. Esta campaña también incluye la posible construcción de un muro.

Por su parte, el Departamento de Estado de EE.UU. aseguró que “dicha información es necesaria para confirmar la identidad o para llevar a cabo un proceso de selección más riguroso”.

Entre otras cosas, los críticos de estas medidas argumentan que que representarán una enorme carga, lo que llevará a prolongados retrasos en el proceso y desalentará a estudiantes y científicos internacionales que quieran visitar Estados Unidos.