En una reunión para celebrar el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el marco del debate general de la Asamblea General, António Guterres destacó que la resistencia a apoyar estos derechos está a menudo vinculada a una “falsa dicotomía” entre derechos humanos y soberanía nacional.

“Los derechos humanos hacen más fuerte a los Estados y las sociedades reforzando así la soberanía”. Por el contrario, existen abundantes pruebas de que el abuso de los derechos humanos por los Estados “es una señal de debilidad, no de fuerza”. Y añadió que tales Estados “se encaminan, a menudo, hacia la guerra o incluso el colapso”.

De hecho, explicó que la Declaración Universal de los Derechos Humanos desató el poder de la plena participación de las mujeres; y estimuló la lucha contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia, incluido el movimiento contra el apartheid en Sudáfrica, como Nelson Mandela dijo a la Asamblea General hace veinte años.

Insto a todos los Estados Miembros a que presten atención a estas lecciones y fortalezcan el apoyo a la acción de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos, incluido el Consejo de Derechos Humanos y la Oficina del Alto Comisionado”, declaró Guterres.

El Secretario General destacó que, lamentablemente, aunque queda mucho por hacer. Por ejemplo, uno de los mayores desafíos de los derechos humanos sigue siendo el de igualdad de la mujer. Y también el reconocimiento de los derechos de los migrantes, los refugiados y las minorías de todo tipo.

Así estaba el auditorio de la ONU mientras hablaba Juan Orlando Hernández

JUAN ORLANDO EN LA ONU

Juan Orlando Hernández tuvo su participación en la ONU donde pidió que a las maras y pandillas se les debería de catalogar también como violadores a los Derechos Humanos, y no solo al Estado.

A continuación, un contraste de la participación de Juan Orlando Hernández, hecha por Katherine Isabel Mena.