El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, renunció a entra como ministro en el gobierno liberado por Pedro Sánchez.

Su incorporación era la condición que los socialista habían puesto para cerrar el pacto que permitiría un poder Ejecutivo de coalición.

 

En el mensaje, publicado en sus redes sociales, Podemos pone una nueva condición que la presencia de su partido sea proporcional a los votos conseguidos en las urnas.

Con lo anterior, Podemos alcanzaría la mitad de los cargos, por cada dos ministros de socialistas se debe ceder otro al partido de Iglesias.

“España necesita ya un gobierno de coalición de izquierdas”, fueron las palavras que confirmarían la solicitud de mayor cuota de poder.