Enviado especial de EE.UU en Haití renuncia por la decisión inhumana de expulsar a migrantes haitianos

Enviado especial de EE.UU en Haití renuncia por la decisión inhumana de expulsar a migrantes haitianos

Daniel Footee consideró “profundamente errónea” la política que está llevando a cabo el Gobierno del presidente, Joe Biden, ante esta nueva crisis migratoria.

Enviado especial de EE.UU a Haití renuncia por la decisión de expulsar a migrantes haitianos
  • Brenda Arguedas | 23-09-2021.5:35 pm.

El enviado especial de Estados Unidos en Haití, Daniel Foote, anunció su renuncia ante el Departamento de Estado luego de las expulsiones “inhumanas” del gobierno de estadounidense de miles de migrantes de haitianos.

Y consideró “profundamente errónea” la política que está llevando a cabo el Gobierno de EE.UU del presidente, Joe Biden, ante esta nueva crisis migratoria.

En una carta dirigida al secretario de Estado, Anthony Blinken, Foote dijo que dejaba el cargo decepcionado y advertía que la política de EE.UU hacia Haití era “profundamente defectuosa”.

“No estaré vinculado con la inhumana y contraproductiva decisión de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos e inmigrantes ilegales a Haití, un país donde los funcionarios estadounidenses están encerrados en instalaciones protegidas debido al peligro creado por grupos armados que controlan la vida cotidiana”, expuso en su carta de renuncia, Foote.

Asimismo, recordó que el pueblo de Haití está “sumido en la pobreza”. “Rehén del terror, secuestros, robos y masacres de bandas armadas y sufriendo bajo un gobierno corrupto con alianzas de pandillas, simplemente no puede apoyar la inyección forzada de miles de migrantes retornados que carecen de alimentos, refugio y dinero sin una tragedia humana adicional y evitable”, aseguró.

“Nuestro enfoque de política hacia Haití sigue siendo profundamente defectuoso, y mis recomendaciones han sido ignoradas y descartadas”, añadió.

Cabe resaltar que, su renuncia al cargo, que ocupaba desde julio, se produjo luego de que el pasado fin de semana el gobierno de EE.UU empezó a deportar a unos 13,000 migrantes haitianos que se hallaban reunidos junto a un puente en una localidad fronteriza de Texas.

Los haitianos retornados habían instalado un campamento improvisado, donde vivían bajo temperaturas de 37ºC mientras esperaban su oportunidad para ser admitidos como refugiados en Estados Unidos, junto a otras personas de nacionalidad cubana, peruana, venezolana y nicaragüense.

La icónica imagen de migrantes haitianos siendo azotados por agentes estadounidenses