Cientos de cadáveres de delfines mutilados fueron encontrados en una playa de Francia, tras ser atrapados por redes de pescar que les provocan heridas profundas hasta provocarles la muerte.

Fracturas, colas y aletas rotas son algunos de los daños corporales que sufren los animales al ser expuestos todas las noches por los pescadores.

Defensores de los derechos de los animales denunciaron que unos seis mil delfines han muerto producto de las heridas que les provocan las redes de pesca.

La problemática se dio a conocer en el 2016, cuando ONG’s advirtieron que los delfines podrían extinguirse de continuar con el mecanismo.

«Los delfines son una especie sensible que se reproduce lentamente y con pocas crías. Cuando la disminución de su población sea visible, probablemente será demasiado tarde», dijo un portavoz del grupo activista Sea Shepherd.

El lunes se conoció que una ballena fue encontrada muerte en Filipinas con 40 kilos de plástico en el estómago.