El Partido Nacional, por medio del diputado Oswaldo Ramos Soto, atacaría con mayor fuerza las manifestaciones en Honduras al intentar criminalizar a los estudiantes.

Con el anuncio del congresista de proponer en el Congreso Nacional que sea delito llevar capucha en las protestas se estaría atacando a los universitarios y colegiales que con camisas o pañuelos se tapan sus rostros.

De acuerdo con la radio emisora HRN, a los ciudadanos que porten capuchas en las manifestaciones y sean detenidos serán tipificados como “sujetos criminales”.

La Plataforma para evitar que infiltrados causen caos han determinado que solo los estudiantes se tapen sus rostros y así también evitar que sean identificados por el Estado.

Los protestantes han descubierto a varias personas  sin capuchas que intentaban infiltrarse en la movilización para causar caos.