En una bolsa y atado a una ancla hallan cuerpo de menor desaparecida en Tenerife

En una bolsa y atado a una ancla hallan cuerpo de menor desaparecida en Tenerife

A un mes de búsqueda se encontró el cuerpo de Olivia, la hija mayor de las niñas desaparecidas en Tenerife y según investigaciones fueron asesinadas por su padre.

Menores asesinadas en Tenerife Imagen vía redes sociales.
  • Jacqueline Alvarenga | 10-06-2021.6:59 pm.

España.-  La Guardia Civil encontró este jueves el cuerpo de la pequeña Olivia Gimone, desaparecida hace 45 días en la isla Tenerife junto a su hermana.

El cuerpo de la menor fue descubierto  dentro de una bolsa atado a una ancla, lo que revela que las pequeñas fueron asesinadas por su padre.

Investigaciones  señalan que ‘el ancla era uno de los elementos primordiales que se buscaban en el rastreo’ que inició hace más de un mes en Tenerife.

Con el hallazgo se descartó la posibilidad de que el padre de las menores quiso escapar con ellas del archipiélago, confirmando los temores de los agentes.

Una  vez que los restos mortales fueron encontrados la madre de las pequeñas fue notificada del crimen perpetrado por el padre de las niñas.

La búsqueda de las pequeñas desaparecidas en Tenerife se intensificó el martes, luego que se encontraran una botella de buceo y un edredón.

Desde ese momento se sospechaba que el progenitor pudo utilizar esa botella como lastre para ocultar cualquier prueba de sus hechos.

‘Los restos han sido trasladados al Instituto Anatómico y Forense en Santa Cruz de Tenerife, donde serán analizados para proceder a la identificación de los mismos’, cita un comunicado  de prensa.

Se explicó que en el barco se encontraron dos bolsas de lona lastradas con el ancla de la lancha de Gimeno. En una estaba el cuerpo de Olivia; la segunda estaba vacía.

Se informó que la madre de las menores tenía la esperanza que el padre hubiera escapado con las niñas y estuvieran con vida.

Hasta el momento se conoce que la noche del 27 de abril, Tomás Gimeno zarpó en dos ocasiones, y en ambas, lo hizo solo y sin la compañía aparente de sus hijas.

‘Las cámaras de seguridad de la Marina en Tenerife le grabaron embarcando seis petates y bolsas que había traído en su coche. Dio tres viajes del coche a la lancha, cargado, poco antes de las diez de la noche. Y cuando volvió, pasadas las once y diez, en la embarcación no había ni rastro de esos bultos’, detalla el informe policial.

Añade que el  Servicio Marítimo de la Guardia Civil lo paró a la entrada de la bocana del puerto porque había excedido la hora del toque de queda y sospechaban que podía dedicarse al narcotráfico. ‘Al revisar la lancha no hallaron nada’.