El párroco de Ámsterdam, Pierre Valkering, se armó de valor y confesó en plena misa su preferencia homosexual, provocando el malestar de la diócesis que le solicitó abandonar el sacerdocio.

Pierre Valkering de 57 años, utilizó “el gran elefante rosa” de la iglesia católica para dar su mensaje, vestido con una túnica rosada.

En su discurso, el sacerdote criticó la “cultura silenciosa de la iglesia en torno a la homosexualidad”.

Un libro del periodista y sociólogo francés Fréderic Martel asegura que el 80 por ciento de los sacerdotes en el mundo son gay.