En una larga reunión sostenida el día de ayer entre los empresarios y el gerente de la ENEE, Jesus Mejía, se dio a conocer que el circulo empresarial del país, estaría dispuesto a apoyar el trancazo en la energía electrica con la excusa que se mejor el servicio a los usuarios.

Por un lado, las organizaciones gremiales informaron este lunes que aceptarán el ajuste que proponen las autoridades de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

Así lo manifestaron tras una reunión que sostuvieron con el gerente de la ENEE, Jesús Mejía, en la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa(CCIT).

Guy de Pierrefeu, presidente de la CCIT, informó “que el compromiso final de su sector es apoyar y aceptar el trancazo, siempre y cuando haya una calidad en el servicio entregado a la población”.

Por otra parte, el empresario del sector maquila, Eduardo Facussé, dijo que antes de aplicar un aumento a la tarifa, se deben reducir las millonarias pérdidas de 32% (unos 448 millones de dólares anuales) que registra la estatal.

“Se ha violado la Ley General de la Industria Eléctrica y la puesta en vigencia del nuevo pliego tarifario sería ilegal”, comunicó Facussé.

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), mediante un comunicado,dijo que el incremento en las tarifas de energía eléctrica se deben traducir en el corto plazo en el mejoramiento del suministro del servicio.

“Solicitamos a la estatal eléctrica operar de manera eficiente y transparente, para lograr un equilibrio en su sostenibilidad financiera, la reducción de las pérdidas técnicas y no técnicas, así como solventar la necesidad de realizar las inversiones para mejorar la calidad del servicio a sus abonados, con tarifas competitivas”, dice el documento del Cohep.

El aumento es de 15 a 17 centavos de dólar al kilovatio hora, es decir un aumento promedio entre 40 y 80 lempiras para los abonados.