Los inversionistas de la empresa Desarrollos Energéticos S.A (DESA),  afirmaron ayer jueves mediante un comunicado que “no descansarán hasta lograr la reactivación del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, porque busca la generación de empleos y el desarrollo de oportunidades en Honduras.”

La empresa reitera su deseo de seguir desarrollando el proyecto, tras conocerse el Informe Independiente que fue comisionado por el Banco de Desarrollo Holandés (FMO por sus siglas en Inglés) que afirma que de no reactivarse, las comunidades sufrirán un impacto negativo inmediato.

El reporte, que fue elaborado entre el 23 y el 28 de mayo del presente año y  que consta de 48 páginas, señala que, “hay una clara evidencia que Agua Zarca trae grandes beneficios sociales y cuenta con un importante apoyo para las comunidades directamente impactadas”.

La más importante conclusión del reporte apunta que Agua Zarca representa un factor positivo y decisivo para el desarrollo de las comunidades, mismas que necesitan empleos dignos de forma urgente. Por esta razón, recomienda que el proyecto Hidroeléctrico Agua Zarca debe Continuar para que las comunidades logren una vía de desarrollo sostenible, apunta DESA mediante un comunicado.

La empresa desarrolladora de energía, resalta además que el informe del FMO señala que “actualmente el 60% de la población hondureña vive en condiciones de pobreza, cifra que es aún más elevada en las zonas rurales. por otro lado, la tasa de desempleo ronda el 40%, razón por la cual se recomienda que es importante asegurar la viabilidad de proyectos como Agua Zarca que contribuyan a generar empleos, oportunidades y desarrollo para el país y particularmente para las comunidades más marginadas”.

Los inversionistas aseguran además que una misión de investigación independiente y expertos internacionales, comisionados por el FMO, constataron in situ el desarrollo del proyecto y llevaron a cabo un proceso de consulta con actores nacionales relevantes, que van desde autoridades de gobierno hasta miembros de las comunidades en las zonas de influencia.

En ese sentido, DESA apunta que la misión concluyó que el proyecto se desarrolló de acuerdo a las normas vigentes en Honduras y de acuerdo a los estándares de desempeño del Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional (IFC), para proyectos de este tipo.

También asegura que el informe constata que se realizó un proceso de consulta previa informada  en las zonas de influencia impactadas directamente por el proyecto y que las diez comunidades de influencia dieron su consentimiento para avanzar con el mismo.

Finalmente asegura que los expertos internacionales y el informe, dejan por sentado que el proyecto debe continuar para que se mantenga el desarrollo económico y social a partir de fuentes de trabajo que representen un cambio para el bienestar.

*Criterio.hn